Por lo general no hablamos mucho. Hacemos música y basta.
Somos la Big Band de Una Notte in Tunisia (Una noche en Tunisia), un grande espectáculo - una especie de megaproduccion - sobre la historia del Jazz. Pero de eso hablaremos más tarde. ¿Qué decía Don Lollò? Tonino y Donatella tenian la ambición de fundar una compañía de marionetas, pero en Cerdeña, su región nativa, no había tal tradición. Ninguna compañía establecida donde matricularse, ningún maestro experimentado para enseñarlos. Fue necesario inventar de nuevo un arte milenaria. Haciendo errores. Muchos errores. Prueba, error, prueba otra vez. Y otra vez. Pero por fin lo hicieron. El 15 de septiembre de 1980: Fantasía Musicale (Fantasía Musical) es presentada. ¿En un teatro? No exactamente. En una calle. Es la tradición de los Títereteros. El público está muy cercano a la escena. ¡Y se hace oír! La mayor parte son niños, y son espectadores muy exigentes. Entonces es fácil saber si las cosas funcionan o no. Los niños sardos nunca vieron un teatro de títeres antes, pero se acostumbraron muy pronto. El espectáculo fue bueno. Marionetas bastante bien hechas, historia bonita. El escenario aguantó. Y, más importante, la improvisación funcionó.
Porqué la improvisación es fundamental en el teatro de títeres. Esto no es una película ni un programa de televisión. No puedes solamente actuar tu parte, el personaje eres tu mismo. Y si el público hace preguntas, tienes que contestar.
Y ser cómico, también. La vida es difícil, a veces.